2/4/13

SISTEMA DE ECONOMÍA DE FICHAS

Uno de los refuerzos más utilizados en los últimos años tanto en hogares como en escuelas, es el sistema de Economía de fichas. Con este sistema conseguimos reforzar a los más pequeños las conductas positivas que queremos que aumenten o se repitan.


¿En qué consiste?

En una hoja o cartulina, haremos una tabla: en la fila superior los días de la semana, y en la primera columna las tareas a realizar. Pide a tu hijo que te ayude a elaborarla, y explícale en qué consiste. Así estará involucrado en ello desde el primer momento. Los premios siempre serán negociados con ellos.
Al final del día anotaremos en la tabla si se ha coseguido la tarea o no. Y se premiará si se acordó de forma diaria. Cuando termine la semana, se hace recuento de las tareas conseguidas y en función de eso, se premia o no, al niño, si es de forma semanal.
Para los niños más pequeños, es recomendable, que los premios sean diarios. Ya que esperar una semana entera, es demasiado para un premio, y es posible que pierdan el interés.

¿Cuántas tareas ponemos en la lista?

Para empezar con una economía de fichas podemos elegir una o dos tareas, no es recomendable llenar una hoja con una lista interminable de tareas. Es preferible afianzar una o dos, y después hacer una hoja nueva.
Para los más mayores, podremos colocar 4 ó 5 tareas y siempre en función de su edad y capacidades.
Una buena opción es empezar con este sistema, con la retirada del pañal. Por ejemplo, una tarea sería hacer pis en el wc, y otra, hacer deposiciones en el wc.

¿Cómo son las fichas?

Puedes rellenar pintando tu misma una cara sonriente, un sol, o simplemente una equis. O bien, pegando gomets de distintos colores.

¿Qué premios negociamos?

Si los premios son diarios, deben ser pequeños triunfos para el niño. Por ejemplo: ver un ratito la tele después de cenar, tomar un chocolate, o poder ir al parque al día siguiente con la bici.
Si los premios son semanales, pueden ser más grandes. Por ejemplo, comer fuera el fin de semana, ir al cine...

No olvides...

Coloca la tabla en un lugar visible, tanto él como todos los integrantes de la familia, verán el progreso.
Una vez que la conducta positiva pasa a ser un hábito, busca nuevas tareas.
Elogia a tu pequeño cada vez que consiga hacer la tarea. Además de anotarlo en la tabla.
Si hay dos o más peques en casa, cada uno debe tener su tabla, con sus tareas y premios personalizados.
Todos en casa deben ser tratados por igual. Si los premios se acuerdan de forma diaria, serán diarios para todos.

Aquí tienes algunos ejemplos de tablas para la economía de fichas en el hogar:




También te puede interesar:

Normas y límites
Para que una conducta se repita
Para que una conducta disminuya

1 comentario:

  1. Acabo de ver tu blog y me ha encantado.
    Desde hoy te sigo.
    Si te apetece, pásate por el mío y así lo conoces.
    Besos...

    ResponderEliminar

Gracias por dejar aquí tus opiniones. ;)